NOTICIAS DE LA INDUSTRIA PETROLERA
PDVSA DISMINUYÓ CAPACIDAD REFINADORA EN 607.000 BPD TRAS VENTAS EN EL EXTERIOR
agosto 5, 2014

3416

Después de las ventas de siete refinerías en el exterior, adquiridas dentro del marco de la internacionalización de Petróleos de Venezuela ( Pdvsa ) a comienzos de la polémica Apertura Petrolera en la década de los ochenta, la industria venezolana contrajo su capacidad de procesamiento internacional desde 2,060 millones de barriles por día (bpd) a 1,453 millones bpd, una pérdida de 607.000 bpd.

La salida de refinerías 100% propiedad Pdvsa y participaciones accionarias en torno a 50%, también la bajó de escalafón dentro de los países con mayores volúmenes para refinar, desde el quinto al sexto lugar en 2013. Este puesto incluye, además, la capacidad local que suma 1,303 millones bpd.

Sin embargo, con apoyo en la “nueva geopolítica internacional”, diseñada por la administración del para entonces presidente de la República Hugo Chávez, Pdvsa recuperó 66.000 barriles de capacidad refinadora cuando anexó a sus cifras en 2009 volúmenes de participación en la Refinería Cienfuegos (49%), en sociedad con la petrolera cubana Cupet, cuyo acuerdo suma 32.000 bpd, pese a que en 2011 Pdvsa envió 55.000 bpd.

Con la Corporación de Crudo de Jamaica (PCJ), Pdvsa se asoció en 2006 en el marco de Petrocaribe y fraguó en 2009 la constitución de la empresa mixta Petrojam donde Venezuela mantiene 49% de las acciones y procesa 17.000 bpd.

Y finalmente, en diciembre de 2010, República Dominicana y Pdvsa acuerdan la constitución de la empresa mixta Refinería Dominicana de Petróleo (Refidomsa PDV, S.A.) con participación accionaria de 51% por parte del gobierno dominicano y 49% por parte de Venezuela. La capacidad refinadora obtenida por Pdvsa en este acuerdo suma también 17.000 bpd.

Analistas del sector han señalado que los pactos con sus nuevos “socios estratégicos” en materia refinadora, son más leoninos que los que se suscribieron durante la internacionalización, que ha sido severamente criticada por el Gobierno debido a las políticas de “descuentos”.

El economista y docente en el área petrolera Luis Oliveros señala que los actuales acuerdos que ha suscrito Pdvsa están permeados de geopolítica y revisten pérdidas cuantiosas para la nación, debido a las laxas condiciones de las sociedades.

Internacionalización

El debate sobre lo bueno, lo malo y lo feo de la internacionalización es un leitmotiv entre Gobierno y oposición, que puede ser un enfrentamiento de nunca acabar.

El primero asegura que esta política se trató de un nefasto negocio para el país, al punto de que, según cifras del presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, significó un sacrificio para la nación de $21.300 millones, debido a los descuentos que se permitieron en esos modelos de suministros.

La llamada política de internacionalización, que comenzó en 1983 con la adquisición de la refinería Ruhr Oel en Alemania, se convirtió, según el alto funcionario, en una pesada carga donde se entregaron las decisiones a las transnacionales, que fijaron el precio del crudo, se diseñaron descuentos “a la medida” y en muchas de esas refinerías no se vendía petróleo venezolano, argumentaba Ramírez.

Como contraparte, Luis Giusti, uno de los máximos exponentes de la Apertura Petrolera durante su paso por la presidencia de Pdvsa entre 1994 y 1998, defendió la internacionalización con vehemencia.

La premisa de este negocio para él se basaba en una política de inversiones en el extranjero por parte de Pdvsa, orientada a la integración vertical con las actividades de refinación, distribución y mercadeo en los países consumidores.

Maximizaba los ingresos y minimizaba riesgos, al tiempo que aseguraba mercados estables a largo plazo, mediante pactos comerciales atractivos, argumentaba el polémico exfuncionario de Pdvsa.

Pdvsa entra en EEUU

En 1986, Pdvsa compra a Southland 50% de Citgo. Avanza en 1987 con la adquisición de 50% de la Refinería Champlin en Corpus Cristi, Texas, donde se reparten la dieta de la refinería entre los socios.

En 1990 y 1993 se compra la otra mitad de Citgo y de Champlin en Paulsboro, Pensilvania, y se adquiere Savannah, Georgia.

Posteriomente, Pdvsa adquirió 50% de Lyondell-Citgo, con base en Houston, e incrementó su participación accionaria de 11% a 41%.

Comenzaba la carrera de activos en el exterior, que fue sumando capacidades de refinación que colocaron a Venezuela entre los de mayor potencial. Entre las refinerías en el exterior y las nacionales Pdvsa se hizo de 3,363 millones de barriles por día.

Va en serio

El desmontaje de la internacionalización va en serio, dijo una vez Rafael Ramírez, luego de haber concretado la venta del 50% en las cuatro refinerías que Pdvsa mantenía con la mayor refinería de Alemania, Ruhr Oel, en 2010, e informó que la estatal petrolera hace los trámites para liquidar la sociedad con la empresa Nynas -donde mantiene una participación accionaria de 50%-50% con la firma finlandesa Neste Corporation- y que opera refinerías en Suecia, Escocia y el Reino Unido.

Previo a esta venta, Pdvsa ya había salido de 41,25% de la Refinería Lyondell, perteneciente a Citgo en Texas; la capacidad de Pdvsa en ese ingenio refinador era de 265.000 barriles por día (bpd) y su precio de venta fue de $1.313 millones.

Poco más tarde negocian a Paulsboro y Savannah, con la petrolera NuStar Asphalt Refining, por unos $550 millones. Ambas asfalteras procesaban 70.000 bpd y 30.000 bpd.

Los tiros ahora apunta a Chalmette, una refinería en sociedad con su enemiga ExxonMobil, que comparte 50% y 50% el activo, ubicado en Estados Unidos, donde Pdvsa mantiene una capacidad de 92.000 barriles por día de crudo pesado mejorado proveniente de Petromonagas (antigua Cerro Negro).

La empresa de medios Argus Media asegura que la oferta está en puerta, toda vez que Pdvsa, de acuerdo con sus informantes del Ministerio de Petróleo, “Pdvsa contrató a Deutsche Bank para buscar un comprador de su participación de 50% en Chalmette, que procesa 184.000 bpd”.

Amigos estratégicos

El expresidente Hugo Chávez, nunca escatimó, para dejar bien claro, que su Gobierno definía a sus nuevos socios bajos los esquemas geopolíticos de la revolución socialista que dirigía.

Por ello, el mapa de socios ha ido variando drásticamente, conforme salen unas refinerías de por aquí, entran otras por acá y se pactan otras por allá. Así lo muestra el plan de negocios “Siembra Petrolera” que ha definido su propia internacionalización.

Con Cuba se proyecta construir una nueva Refinería, en la localidad de Matanzas, con una capacidad de 150.000 bpd , donde Pdvsa tendrá 49% de participación. Su puesta en marcha se prevé para el año 2015.

Con Nicaragua está previsto el Complejo Industrial El Supremo Sueño de Bolívar, con capacidad de 150.000 bpd, para satisfacer la demanda interna de esa nación y exportar el excedente. La primera etapa se programó para 2015, y la segunda, se encuentra en previsualización.

Con Ecuador se tiene pactado el Complejo Refinador del Pacífico Eloy Alfaro Delgado, con una capacidad de 300.000 bpd. Su fecha estimada de arranque también se estima para 2015.

Con China se contempla la construcción de tres nuevas refinerías, con una participación de Pdvsa de 40% en cada una. En la ciudad de Jieyang, la Refinería Nanhai con una capacidad 400.000 bpd. El plan establecía sus operaciones para este año. También está en lista la Refinería Weihai con una capacidad de 200.000 bpp. Finalmente, la Refinería de Shangai con una capacidad de 200.000 bpd, tiene fecha para su operatividad para 2019.

Con Siria se negoció una refinería de 140.000 bpd, proyecto visualizado a través de la Asociación de Venezuela-Siria-Irán, con una participación de 33% de Pdvsa; adicionalmente, se contará con la participación de Malasia. El inicio de operaciones estaba previsto para este año 2014.

Y finalmente, con Vietnam se pactó la expansión de la Refinería Dzung Quat; el proyecto consistirá en el incremento de la capacidad refinadora de 140.000 a 210.000 bpd y la revisión de su configuración actual para permitir incluir en la dieta la mayor cantidad posible de crudo pesado diluido, producido en Venezuela. Se estima estará operativa en el año 2016.

Las piezas se han movido y se seguirán moviendo. Pdvsa ha decidido, al parecer, un camino sin retorno, que se verá conforme se concreten estas sociedades con las que sumará nuevas capacidades, que irá perdiendo en la medida en que desmonte la vieja internacionalización.
El Mundo

 

Suscríbete a nuestro boletín

Mantente informado de lo que sucede en la Industria Petrolera Mundial

Suscríbete a nuestro boletín y mantente informado

Copyright © La Comunidad Petrolera. Todos los Derechos Reservados

Copyright © La Comunidad Petrolera. Todos los Derechos Reservados